Educación Ciudadana en la Escuela: desafíos para la Participación Política*

1369873970782-Escuelaschile.jpg

Quiero agradecer la invitación a conversar sobre este tema que para mí tiene una relevancia significativa y lamentablemente no hemos logrado situarlo en la agenda pública con la trascendencia que tiene. Me han motivado tremendamente los resultados de la investigación expuesta y dan ganas de conocer más. Creo que es significativo hablar de este tema y con estos resultados ejercer incidencia y cambiar algunas cosas, me parece importante que desde la academia se entreguen insumos para la discusión en políticas públicas. Sobre todo hoy, porque tengo la convicción que en Chile el sistema político está en crisis, tanto de representación como de participación.

Quiero señalar que me siento aquí en el panel casi como representante del género femenino, porque soy la única. Hace casi un mes se está organizando este seminario y el contacto siempre fue con Macarena, y hoy es la única del equipo que se quedó debajo de la mesa y eso me da pie para el primer comentario sobre el estudio, analizar la variable de género en los currículos escolares de educación ciudadana y en los resultados de las encuestas, quizás ahí tendríamos respuestas de la baja representación femenina en política que tenemos en Chile.

Un segundo punto de atención según lo expuesto sería sobre el resultado de expectativa de participación civil de los sectores de menores ingresos que aparece superior que la de los sectores de nivel socioeconómico alto. Puesto que en un estudio desarrollado por consorcio FLACSO, MORI y CERC hace 10 años a través de una encuesta de representación nacional los resultados obtenidos reflejaban que la participación tanto civil como cívica era superior en los sectores socioeconómicos altos, por tanto, creo necesario revisar las representaciones de participación civil que se proyectan.

Con todo creo esencial hablar de este tema, puesto que si bien Chile vivió el retorno a un régimen democrático en términos procedimentales hace ya 23 años y sabemos que un régimen democrático es más que procedimientos que lo avalen. Que constituye un régimen político que implica no sólo una forma de gobierno y estructura económica social, sino también valores, actitudes y conductas democráticas. El fundamento de la democracia es el reconocimiento de la dignidad de la persona humana.

Siento que tenemos una crisis del sistema político no sólo por las cifras que hemos visto anteriormente, sino desde una perspectiva más cualitativa cuando en clases les enseño a mis estudiantes que es democracia, ellos me dicen que eso no existe en Chile. Al referirme a que la democracia es la forma de organización social y política que mejor garantiza el respeto, el ejercicio y promoción de los derechos humanos. Aunque sin duda la democracia es perfectible.

Que desde el punto de vista político, la democracia es una forma de gobierno en que la propia sociedad, orienta y dirige el poder del Estado. Abraham Lincoln en 1863 la definió como "el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo". El gobierno democrático parte del supuesto de que todos los miembros de la nación están llamados a intervenir en su dirección. Da la posibilidad de participar en el destino de la sociedad, para el interés común general.

Que los regímenes democráticos se sustentan en dos principios esenciales el respeto, promoción y garantía de los derechos humanos: donde el Estado está obligado al respeto de los derechos de las personas, a promoverlos y garantizarlos a través de normas jurídicas y mecanismos eficaces ante un Poder Judicial independiente. Los ciudadanos tienen, por su parte, la responsabilidad de valorar, respetar y promover los derechos de sus semejantes en el medio social que se desarrollan.

Y La autodeterminación del pueblo o la Soberanía popular: que constituye el reconocimiento efectivo de que el pueblo, es decir, el conjunto de ciudadanos-electores a través del sufragio universal, tiene la capacidad y el poder de elegir el tipo de gobierno que estime conveniente con total independencia y libertad. El pueblo es la fuente donde nace y se origina el poder del Estado, quien lo delega en autoridades o gobiernos. Ninguna persona o grupo tiene el derecho de imponer sin el consentimiento del pueblo una determinada forma de organización política.

Ellos me dicen que no, que eso suena bonito pero no existe en Chile, que no todo el mundo tiene la misma posibilidad de elegir y de ser elegido.

Por eso para hacer viable el desarrollo de un régimen democrático y de un proceso de democratización de la sociedad es fundamental contar con ciudadanía.

La ciudadanía es un concepto construido en la ciudad. El ciudadano era, antes que nada, el habitante de “derecho” de la ciudad. La ciudadanía hoy supera a los habitantes de las ciudades y en términos amplios se la concibe como el poder influir, decidir sobre distintos aspectos de interés público que las personas tienen frente al Estado, en su calidad de miembros de la comunidad nacional.

La ciudadanía, cuyo derecho básico se expresa como “el derecho a tener derechos”, es entonces más que un estatuto de derechos y responsabilidades, un conjunto de prácticas de participación civil, social y política en que diversos sujetos políticos instalan sus preocupaciones en la agenda pública.

Diversos autores distinguen entre una ciudadanía pasiva, aquella ciudadanía formal, consagrada legalmente que supone sujetos de derechos protegidos por el Estado, y una ciudadanía activa, que requiere la existencia de sujetos políticos capaces de hacer exigibles sus derechos, de realizar prácticas autónomas, deliberantes y participativas. Hoy la crisis de la democracia que observamos, es de ciudadanos reclamando y exigiendo más democracia, más espacios para deliberar para vincularse con lo público, con lo político.

Al Estado le corresponde la noción de rendir cuentas (accountability) y a la sociedad civil la responsabilidad de ejercer control ciudadano y desarrollar ciudadanía activa.

Ello significa que el Estado tiene una responsabilidad ante la ciudadanía y ésta a su vez, tiene como tarea exigir en conciencia el “derecho a tener derechos” y el cumplimiento de los compromisos sociales de los gobiernos en las materias correspondientes.

La ciudadanía dice relación con el fortalecimiento de las capacidades ciudadanas para actuar en el debate, gestión y fiscalización de la acción pública, con autonomía y poder.

Con la recuperación de la democracia durante la década de los 90 se estableció la plena imposición de las instituciones republicanas con el sistema de garantías que las caracterizan, afortunadamente se fueron erradicando las formas políticas más represivas y autoritarias que habían caracterizado al período anterior.

No obstante, pronto se vio que ello no era suficiente -aunque necesario- para un pleno involucramiento del conjunto de la ciudadanía en las principales decisiones políticas.  Abstención electoral, apatía, indiferencia por los asuntos públicos, pusieron de manifiesto que el importante paso dado para el regreso de la democracia y los derechos humanos no modificaban automáticamente estas actitudes.

Como dice Tony Judt en su texto “Algo va mal”, “es la distancia entre la naturaleza intrínsecamente ética de la toma de decisiones públicas y el carácter utilitario del debate político contemporáneo lo que explica la falta de confianza en los políticos y en la política”.  

Pero es difícil avanzar en ciudadanía y participación ciudadana cuando la cultura hegemónica hoy expresada esencialmente a través del conjunto de dispositivos más mediáticos, alienta y consolida determinados valores y concepciones básicamente dirigidas al aislamiento individual, el consumo incontenible y la competencia, elevando a categoría absoluta la realidad del mercado como la medida de todo lo humano.

Para un efectivo fortalecimiento democrático necesitamos que el conjunto de la sociedad sea consciente de sus derechos y responsabilidades, sujetos capaces de cuidar de sí mismos y cuidar de la sociedad, sujetos capaces de participar con conocimiento de causa y responsabilidad, capaces de organizarse, definir sus intereses y expresarlos; en fin sujetos capaces de ejercer ciudadanía. Aquí estamos hablando de algo más que sólo ir a votar por un representante.

Es inconcebible que se haya extendido el derecho a sufragio a través de la inscripción automática y se haya votado en contra de las clases de educación cívica. No puedo entender, ¿por qué alguien puede estar en contra de las clases de educación cívica?

Si bien en el estudio se analiza el cambio de los contenidos del currículo autoritario de los años 80 donde se privilegiaba la identidad nacional, las instituciones, entre otros, con ese estudie yo y me hicieron aprender de memoria la Constitución del 80, a los contenidos del currículo democrático donde se enfatizarían los valores cívicos, la participación ciudadana y los derechos humanos, que es el con el que aprenden mis estudiantes y lo que yo veo en clases es que eso no lo han aprendido en el colegio en términos de contenidos pero quizás en las calles a partir del 2006 y con mayor fuerza el 2011 vemos un cambio de actitud. Porque hay un aspecto fundamental los contenidos pasaron de ser parte de un curso a ser contenidos transversales que nadie sabe muy bien si se pasan y si se aprenden.

Y justamente hoy que estamos en democracia, con una cultura hegemónica que enfatiza la competencia y el individualismo es imprescindible contar con un curso de educación cívica. Aunque creo que es necesario ir más allá, de Educación para la Democracia desde kínder, que a partir de ahora es obligatorio, hasta cuarto medio.

Una asignatura que permita avanzar en ciudadanía, en sujetos conscientes de sus derechos y de sus responsabilidades sociales. No solo para igualar los niveles de participación política en nuestra democracia como lo muestran los resultados del estudio, donde los ciudadanos con más conocimiento cívico participan más, sino para fortalecer, dotar de mayor consistencia, más carne, más cuerpo a una democracia que no parece tan sólida y que muchas veces parece sufrir de anorexia y bulimia. Donde los ciudadanos no sólo voten, sino que asuman una ciudadanía activa.

Los contenidos deberían ir desde los institucionales, hasta los valóricos, con un rol preponderante en derechos humanos, convivencia escolar para bajar el bullying en los establecimientos educacionales. El maltrato escolar es un tema complejo y debe abordarse desde la diversidad de variables que influyen en él y no solamente desde una mirada punitiva y economicista en las sanciones.

Discriminación, derechos ciudadanos, afectividad, igualdad de género, la sociedad no puede dejar de tener ese espacio desde la educación formal donde se enseñe qué es vivir en comunidad, por qué es necesaria la democracia y lo que ello debe significar para cada uno de nosotros, cómo debemos convivir cuando lo hacemos en comunidad y cuáles son los derechos humanos que debemos respetar, promover y garantizar de todos los seres humanos. Este año electoral tenemos una oportunidad porque se abre la agenda no dejemos que la Educación para la Democracia se nos quede debajo de la mesa de nuevo!!!

*Exposición en Seminario Nacional “Educación Ciudadana en la Escuela: desafíos para la Participación Política” MIDE UC y CEPPE para mostrar resultados preliminares de proyecto Fondecyt n°1120630 "Socialización Política y Experiencia Escolar: Chile en contexto internacional". 

|

Comentarios

TEMA CLAVE PARA LA INCLUSION DE LOS GRUPOS SOCIALES EXCLUIDOS. PARA LA ARTICULACION GENERACIONAL, PARA LA APERTURA ENTRE ESCUELA Y COMUNIDAD...ETC, ETC.....Durante 4 años trabajamos en este tema en el mineduc...con profundo desarrollo en contenidos verticales y transversales. Con sendos estudios y programas de intervencion exitosos, con un equipo multidiciplinario que produjo vasto material el que podriamos socializar en algun momento. Bueno eso...a partir del 2006 (pinguinazo) y la necesidad de identificar las demandas estudiantiles....hasta el 2010 con la llegada del susodicho que no le interesó inlcuir politicamente a nuestra juventud.

saludos

Responder
Hello, I enjoy reading through your article post. I wanted to write a little comment to support you.
Responder
Incredible quest there. What occurred after? Good luck!
Responder
We're a group of volunteers and opening a brand new scheme in our community. Your web site offered us with useful info to work on. You have done a formidable job and our whole group will probably be thankful to you.
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar